(BPT) - En la actualidad, 71 millones de estadounidenses padecen de altos niveles de colesterol “malo”, también conocido como colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL-C), el cual puede aumentar el riesgo de episodios cardiovasculares (CV) que ponen en peligro la vida, como los infartos y los accidentes cerebrovasculares.

Aunque las estatinas ayudan a controlar los altos niveles de colesterol, las enfermedades cardiacas siguen siendo una importante causa de muerte en el mundo. Hay hasta 18 millones de pacientes de alto riesgo que no cumplen sus objetivos de tratamiento del LDL-C, incluso con una prescripción de altas dosis de estatinas. Esto demuestra claramente que se necesitan progresos en las opciones de tratamiento.

“En la medida que más personas mueren por causa de enfermedades cardiovasculares que por todas las formas de cáncer combinadas, es imperativo que los cardiólogos y la comunidad científica se comprometan a encontrar nuevas terapias para disminuir los niveles de LDL-C, que podrían ayudar potencialmente a millones de estadounidenses”, explica Dr. Christie M. Ballantyne, Jefe de Cardiología e Investigaciones Cardiovasculares del Colegio Baylor de Medicina, y director del Centro de Prevención de Enfermedades Cardiovasculares del Houston Methodist Hospital. “Las enfermedades cardiacas van en camino a convertirse en la principal causa de muerte en el mundo para el 2020, y para el 2030, los costos directos e indirectos de las enfermedades CV podrían llegar a los $918 mil millones. Este es el momento de investigar opciones nuevas y efectivas de tratamiento”.

Para ayudar a poner a prueba nuevas terapias para disminuir los niveles de LDL-C, Pfizer y otras compañías están patrocinando pruebas clínicas en esta área. Los estudios están evaluando medicamentos en investigación y sus efectos con respecto al LDL-C y episodios cardiovasculares como infartos y accidentes cardiovasculares.

Más información sobre el programa de pruebas clínicas de Pfizer, visite www.spirestudies.com (http://www.spirestudies.com).

Aclaración: el Dr. Christie M. Ballantyne recibe apoyo de Pfizer para sus investigaciones.